BOOKI

BOOKI

lunes, 13 de marzo de 2017

CUENTO PERRUNO

¿TE GUSTAN LOS PERROS?
A MI ME ENCANTAN.
Y EL QUE MÁS ME GUSTA ES MI UGLY.
 OJALÁ MI UGLY TUVIERA PODERES...
EL PERRO QUE TENÍA PODERES.
El perro que tenía poderes Había una vez un perro callejero al que nadie quería. El pobre perro vagaba de acá para allá, buscando comida y un refugio para dormir o protegerse del frío y la lluvia.

Se llamaba Cho. Eso ponía en su collar. Y no era un perro abandonado, sino un pobre animal que había huido porque sus dueño lo trataban muy mal.

Un día, mientras dormía bajo unos cartones, el perro callejero vio a una niña que salía corriendo sola hacia la carretera. Quiso salir corriendo para detenerla, pero no había tiempo. Sabía que era peligroso, pero lo intentó, y mirando fijamente a la niña, lanzó un rayo cegador que atrapó a la pequeña y la sujetó en el aire mientras el coche pasaba y frenaba 20 metros más adelante.

Nadie pudo creer lo que había pasado. De repente, todas las miradas se clavaron en el perro.

- ¡Cogedlo! -gritó alguien.
- ¡No, otra vez no! -pensó Cho, que tuvo que salir corriendo para que no le pillaran.

Cho consiguió esconderse. Pero cuando estaba a salvo, el perro escuchó a la niña llorar. Con las prisas de coger al perro, la habían dejado sola y estaba asustada.
Cho, sigilosamente, se acercó a la niña y se acurrucó junto a ella.

- No te preocupes, yo cuidaré de ti -le dijo Cho a la pequeña.
- Además de hacer magia, ¿también hablas? -dijo la niña.
- Sí, soy un perro mágico, y me llamo Cho, pero no se lo digas a nadie.
- Claro. Será nuestro secreto. - dijo la pequeña sonriendo.

Cho acompañó a la niña hasta su casa y por el camino le explicó que vivía en la calle porque sus anteriores dueños solo lo querían por sus poderes y le habían obligado a hacer cosas malas.

El perro que tenía poderes - Puedes quedarte conmigo Cho. Yo te cuidaré bien, y no te dejaré que nadie te haga daño -dijo la niña.

En ese momento los papás de la niña, que lo habían oído todo,la oyeron llegar y abrieron la puerta.

- Estamos en deuda contigo, amigo Cho -dijo el papá-. No solo has salvado a nuestra hija, sino que también has cuidado de ella.
- Puedes quedarte con nosotros. No te pasará nada -dijo la mamá-. Eres bueno, y eso vale más que toda la magia del mundo.

Y así fue como Cho encontró una nueva familia que le apreciaba y lo valoraba por lo que era, y no por lo que podía hacer con su magia. 

 


jueves, 23 de febrero de 2017

“HÉRCULES LLEGA A ANDALUCÍA”

HÉRCULES LLEGA A ANDALUCÍA”


En unas tierras muy, muy lejanas, vivía un niño llamado Hércules. A Hércules le gustaban mucho los animales, todos eran sus amigos, pero los mejores, a los que él más quería y nunca se separaba de ellos eran dos leoncitos preciosos. Se llamaban “Leoncio” y “Poponcio”. Los tres amiguitos siempre esta­ban juntos, hasta dormían en la misma cama.

Una mañana, Hércules se despertó el primero y llamó a sus dos amigos:
-Leoncio, Poponcio, levantaros hoy tengo una sorpresa para ustedes, nos vamos a ir a dar un paseo en barca por el mar.
A nuestros amigos les gustaba mucho viajar en barco por el mar, así que medio dormidos se fueron a lavar la cara y a comer un poco antes de emprender el viaje. Se montaron los tres en la barca y remando, remando se fueron muy lejos de la orilla.



Como se habían levantado muy temprano los tres se quedaron dormiditos en la barca. Al despertar se dieron cuenta de que ya no veían la orilla, se habían alejado mucho y aunque Hércules era un niño muy valiente y fuerte, tuvo un poco de miedo al verse solo en el mar, se acurrucó junto a los dos leoncitos y así estuvieron hasta que llegaron a una playa que no conocían; era una tierra muy bonita, con un campo muy grande y de color verde, estaba lleno de olivos y viñedos.


A nuestro amigo Leoncio le gustaba mucho el color verde y por eso se fue corriendo a correr por el campo verde. Los tres como eran muy curiosos comenzaron a correr por aquellas tierras. No encontraron a nadie y siguieron caminando y caminando, buscando una casita donde quedarse.
- ¡Que tierra más bonita ! ,- dijo Hércules.
- ¡Si, y que campo tan verde! - dijo Leoncio.­
A nuestro amigo Poponcio lo que más le gustó fue el color blanco de la espuma de las olas del mar.


- ¡ Tengo una idea!,- dijo Hércules. Como a Leoncio le gusta el verde del campo y a Poponcio el blanco de la espuma, nos construiremos unas casitas blancas en el prado verde y así tendremos los dos colores que os gustan.
 - Pero no sabemos qué tierra es esta y cómo se llama - dijo Leoncio.
- Bueno sabemos que tiene olivos, viñedos y un campo muy verde, nosotros vamos a construir casitas blancas y le pondremos un nombre a todas estas tierras.


Los tres amigos pensaron, pensaron, hasta que se pusieron de acuerdo en llamarla Andalucía. Desde entonces la bandera de Andalucía es blanca y verde como les gustaba a Leoncio y Poponcio y en su escudo está la foto de los leoncitos junto a Hércules, porque fueron ellos los que descubrieron a Andalucía.

lunes, 20 de febrero de 2017

DESAYUNO ANDALUZ


¡¡¡¡¡QUÉ BUENO!!!!! 
EL VIERNES DESAYUNAREMOS
 EN EL COLE
PAN CON ACEITE Y AZÚCAR,
PARA CELEBRAR EL
DÍA DE ANDALUCÍA.
¡OLE NUESTRO
DESAYUNO ANDALUZ!
PAN CON ACEITE Y AZÚCAR.
¡BUENÍÍÍÍÍÍSIMO
!

DÍA DE ANDALUCÍA

ESTA SEMANA ESTAREMOS
TRABAJANDO EN EL 
COLE EL DÍA DE ANDALUCÍA.
TÚ PUEDES  ESTUDIARLA
 EN NUESTRO BLOG.
ESCUDO DE ANDALUCÍA
MAPA DE ANDALUCÍA

HIMNO DE ANDALUCÍA


MAPA DE ESPAÑA Y
EN EL SUR ANDALUCÍA
PINCHA ABAJO
Y APRENDE MUCHÍSIMO SOBRE
NUESTRA MARAVILLOSA COMUNIDAD.

 ANDALUCÍA 

POESÍAS DE ANDALUCÍA


EL PRÓXIMO MARTES
28 DE FEBRERO
CELEBRAMOS
EN ANDALUCÍA NUESTRO DÍA.
DESCUBRE EN ESTAS POESÍAS

NUESTRA COMUNIDAD.

Cádiz, salada claridad
Granada, agua oculta que llora
Romana y mora, Córdoba callada
Málaga cantaora
Almería, dorada
Plateado Jaén
Huelva la orilla de las tres carabelas
y Sevilla
.

viernes, 10 de febrero de 2017

CUENTOS INFANTILES DE AMOR Y AMISTAD

  EL PRÓXIMO MARTES

SE CELEBRA SAN VALENTÍN...

EN ESTE BLOG PUEDES 

LEER MUCHOS CUENTOS 

DE AMOR Y AMISTAD.

 JUAN Y PILI

EN SAN VALENTÍN

Juan y Pili son muy amigos; ellos de conocieron en el parque hace 2 años, desde entonces son amigos.Pili casi siempre invita a comer a Juan o al  revés.
Para el día de San Valentín decidieron hacer un picnic en el parque. Invitaron a todos sus amigos y les pidieron que cada uno llevasen algo para comer o beber. Otros llevaron juegos y  juguetes.
Cuando llegaron todos sus amigos, pusieron un mantel a cuadros sobre el césped, arriba del mantel pusieron vasos, platos, las bandejas de comida y las bebidas. Cuando terminaron de comer empezaron los juegos  Ana llevó un juego de tejo, Lucas  llevó una  pelota y Lara llevó una soga y así jugaron hasta el atardecer.
Cuando Pili llegó a su casa se acostó en la cama y se puso a pensar en lo bien que lo había pasado. Al día siguiente llamó a sus amigos y les dijo si querían hacer lo mismo todos los días de San Valentín.
Y  año tras año fueron al parque a celebrarlo.

DULCE CUENTO

DE SAN VALENTÍN

Aquella noche mientras la Princesa Ranita dormía plácidamente entre sus sábanas de seda, vestida con su mejor camisón lleno de mil puntillas y otros tantos encajes y bien arropadita bajo un edredón de plumón de oca, tuvo un sueño maravilloso:
Soñó que se celebraba una espléndida fiesta en la charca. Las suaves luces que procedían de la multitud de farolillos de colores que se habían colgado con elegancia entre las copas de los árboles, envolvían el ambienteara los invitados se había servido agua fresca de manantial en jarras de fino cristal y había fuentes repletas de frutas cuidadosamente peladas y primorosamente cortadas en pequeños trocitos para facilitar su degustación. Para todos aquellos que quisieran tomarse un descansito entre baile y baile, se habían dispuesto cómodas sillitas bajo los árboles más frondosos.
Todos en el Reino de la Charca habían trabajado duro durante meses para que la fiesta fuera todo un éxito. La Reina Ranita se había encargado de hacer la lista de invitados. Los folios se habían ido amontonando en la mesa del despacho real. Por lo que el Monarca se había visto obligado a eliminar nombres y más nombres para acortar la extensa lista de la Reina, facilitando así que los presentes pudieran sentirse cómodos en el espacio de la charca. La joven Princesa Ranita se encargó de elegir la cubertería y la mantelería más acordes con una fiesta al aire libre. Buscaba algo discreto, que no desentonase con al alcurnia de los invitados y que tuviera un toque de elegancia.



Y nadie pudo impedir que se sucedieran las estaciones en el alegre Reino de la Charca…
El viento del Otoño se llevó con él las hojas de los árboles y las flores traviesas terminaron por esconderse ante el mal tiempo. Cuando los copos blancos del Invierno se posaron sobre la charca, el frío adormiló a los árboles y los habitantes del reino se acurrucaron en sus hogares al abrigo del fuego. Al llegar la Primavera todos los habitantes del Reino de la Charca comenzaron a asomar tímidamente sus naricillas, mientras la naturaleza bostezaba para desperezarse de la tristeza y disfrutar del buen tiempo calentándose con los primeros rayos de sol.
Y al llegar el Verano, todo sucedió igual que en su sueño. Aunque en esta ocasión con un final feliz:
Era la fiesta de celebración del 80 cumpleaños del Rey Rodrigo. La charca se había adornado con farolillos de colores y olorosos ramos de flores silvestres reposaban justo en el centro de cada mesa de buffet. El apuesto Príncipe Sapito la encontraba en medio de la multitud. La ranita estaba preciosa vestida con su traje de fiesta para el baile. El Príncipe le daba un tierno beso en la rente y poniéndose de rodillas pedía su mano y se comprometían por siempre jamás.






LAS PALABRAS MÁGICAS


Mariana era una niña caprichosa y engreída. Creía tener derecho a todo lo que se le antojaba. Le perteneciera o no. También creía ser la más hermosa, la más inteligente, la mejor de todas las niñas. Por esa razón pensaba que todos deseaban estar con ella, jugar con ella y pasar el tiempo con ella. Y por esa razón debían estar sumamente agradecidos. Podía contestar de mal modo sin pedir disculpas o burlarse de los demás sin medir las consecuencias. Como cuando uno de sus amigos se cayó y ella en lugar de ayudarlo se echó a reír. Un hada que pasó justamente y vio lo que sucedía, decidió darle una lección. Mariana debería aprender las palabras mágicas. El hada tocó a sus amigos con su varita y ellos rápidamente se cansaron de su actitud veleidosa y pizpireta, y decidieron no salir más a la vereda. Se quedaron jugando detrás de la reja en el jardín de su casa.

Mariana salió y no los vio. Le llamó la atención que no pasaran a buscarla. Justo a ella que garantizaba la diversión y ahora tenía una nueva bicicleta color rosa tornasol.
-¡Qué tontos! -pensó. Y salió a dar vueltas alrededor de la manzana.

Al pasar por la reja vio a todos sus amigos disfrutando bajo un árbol.

Entonces les dijo:
-¡Tengo una bicicleta nueva!

Pero los amigos no la escucharon. Gritó más fuerte:
-¡Ey, Aquí estoy yo!

Pero los amigos parecían estar sordos.

Volvió preocupada a su casa, y le pidió a su mamá una muñeca nueva:
-Quiero una muñeca Barbie vestida de playa. El hada también tocó con su varita a sus padres.

-Pero si tienes veinte muñecas. Juega con esas- respondió la madre.

-Ya te dije que quiero una vestida de playa.

-¡Pues no!- dijo la madre por primera vez, ya que nunca le había negado nada.

Mariana se pescó una rabieta tirándose al suelo pataleando y gritando. Pero su madre hizo oídos sordos hasta que se calmó.

Se encerró en su habitación a estudiar la lección para el día siguiente. La aprendió a la perfección para dejar a todos boquiabiertos.

Pero el hada madrina, también sacudió su varita sobre la maestra y los compañeros.

Cuando llegó el momento de tomar la lección, la maestra pidió que levantaran las manos y Mariana la levantó rápidamente al grito de ¡Yo, yo, yo!

La maestra, parecía no verla ni escucharla. Todos los que levantaron la mano, dieron su lección, menos Mariana que se revolvía de rabia en su pupitre.

Volvió a su casa muy triste. Jamás le había pasado algo así. Y no sabía como hacer para revertir esta dificultad. Pensó y pensó sin encontrar la solución del problema que la afectaba.
Mientras dormía el hada se le apareció en sus sueños y le enseñó la importancia de las palabras mágicas: ¨PERDÓN¨, ¨POR FAVOR¨ Y ¨GRACIAS¨.
Al día siguiente Mariana le pidió PERDÓN a su mamá por la rabieta y le dio las GRACIAS por la nueva bicicleta.

Fue a visitar a sus amigos y les pidió POR FAVOR que abrieran la reja para jugar con ellos, y sus amigos la dejaron pasar. Luego les dio las GRACIAS por invitarla. Luego le pidió PERDÓN a uno de sus amigos por haberse reído cuando se cayó dolorido en la vereda. Y él la perdonó.

En el colegio, pidió POR FAVOR que le permitieran dar su lección y la maestra la felicitó. 








EL PAÍS DE LAS FLORES

En el País de las Flores reinaba la amistad, la felicidad y la alegría, y eso se reflejaba en las flores que crecían por todas partes.   Flores blancas, amarillas, rojas, verdes, rosas, azules..
¡Sí, también había flores azules!. Había flores de todos los tamaños, formas y colores.
Los pájaros cantaban de alegría ante tanta belleza.   Al llegar el invierno Pichín, un pajarito azul tenía que emigrar con mucha tristeza  y buscar otro país más cálido,, aunque nunca encontraba un país tan hermoso como el País de las Flores.
En este país siempre había flores, incluso en invierno, las flores crecían entre la nieve y el hielo.  El secreto de este misterio era la paz y el amor que practicaban sus habitantes.
Pero este invierno sería diferente…
Andrés y Jaime eran dos hermanos gemelos que siempre habían compartido todo, eran muy amigos y nunca habían discutido, al igual que el resto de habitantes del País de las Flores.
Por su cumpleaños, su mamá  les regaló una bicicleta a cada uno, una era de color verde y la otra era de color azul.  Cuando los niños vieron las bicicletas se pusieron muy contentos, pero ambos querían la bicicleta verde.  A la mamá de los niños le fue imposible encontrar otra bicicleta verde, así que les dijo: “Ninguno cogerá una bicicleta hasta que no os pongáis de acuerdo y hagáis las paces”  Los niños se enfadaron muchísimo y prefirieron no jugar con las bicicletas antes que ponerse de acuerdo.
Se enfadaron tanto que la paz y la alegría del País de las Flores desapareció.  Las flores comenzaron a desaparecer poco a poco, hasta que los colores desaparecieron y todo tenía un triste color gris.
Al llegar la primavera, Pichín volvía con alegría a su país favorito, pero al llegar no podía creer lo que estaba viendo.  Los campos y jardines ya no existían, todo el mundo estaba triste y enfadado, ya no había flores y el color y la alegría se habían transformado en tristeza.  Pichín vio  una florecilla que apenas tenía fuerza para permanecer de pie, se acercó a ella y le preguntó ¿Qué ha pasado con las flores? ¿Por qué hay tanta tristeza? La flor apenas podía hablar, pero le contó todo lo que había pasado.
Entonces Pichín comenzó a volar sobre el país buscando a los hermanos pero la tristeza había invadido todas las casas y era imposible localizarlos, así que comenzó a cantar, fue de casa en casa alegrando a todos los niños y niñas, que al oírle salían de sus casas asombrados de que alguien estuviera tan contento como para cantar.  
Poco a poco todos fueron recuperando la alegría y las flores comenzaron a crecer, llegaron más pajarillos que ayudaban a Pichín a devolver la alegría y la vida al País de las Flores.  Y así poco a poco todo volvio a ser como antes, todo menos la casa y el jardín de los hermanos que habían discutido..
Ahora le fue más facil a Pichin encontrarlos, ya que en todas partes crecían las flores menos alrededor de la casa de Andres y Jaime. Entonces Pichín y sus amigos se acercaron a la casa y todos juntos comenzaron a cantar con mucha alegría, tan fuerte cantaron que Andrés que estaba en la planta de arriba se asomó por la ventana para ver que pasaba, Jaime que estaba en el garaje tambien se asomó muy curioso para ver que pasaba. 
Los dos hermanos corrieron a la puerta de la casa y se quedaron boquiabiertos contemplando como los pájaros cantaban frente a ellos y como los niños jugaban juntos con alegría y las flores crecían por todas partes, les dio mucha tristeza ver como en su casa no había flores y toda su familia andaba triste y muy preocupada, entonces Andres y Jaime se miraron y con los ojos llenos de lágrimas se dieron un gran abrazo. ¡Por fin  hicieron las paces! 
Las flores comenzaron a crecer también en su jardín y su mamá que vio como se abrazaban se puso muy contenta y salio para abrazarles también. 
Después de todo el invierno sin jugar Andrés y Jaime aprendieron discutir por un juguete no es motivo para que la tristeza gane a la alegría, desde ese momento compartían todo y no había nada que no fuera de los dos






LA RANA MARI JUANA


En el noroeste de una ciudad no tan lejana, se situaba un enorme y hermoso parque llamado “García Sanabria”.
Tenía el parque una gran cantidad de árboles, césped, flores y varios senderos de tierra que conducían todos a un mismo lugar: el estanque.
Era ese estanque, el lugar preferido por todos los niños; grandes y pequeños se  reunían allí todas las tardes para lanzar piedritas al agua y ver como se formaban en ella círculos concéntricos sin fin. También jugaban a remover el agua con alguna rama de las que se hallaban  tiradas por los senderos; les encantaba ver como se enturbiaba el agua al mezclarse con la tierra que había en el fondo, pero lo más que les gustaba era ver a las ranas y los peces que allí habitaban.
Precisamente la historia que les quiero contar es de una de las ranas que vivían en el estanque: la rana Mari Juana.
El frío invierno estaba por acabar y el sol ya comenzaba a recorrer con más ánimo el ancho cielo azul. En el estanque había mucha expectación y alegría porque la rana Mari Juana acababa de cumplir su más anhelado sueño: el de ser madre. 
Sí,  Andrés ya había nacido y ahora se encontraba entre sus brazos, o mejor dicho, entre sus ancas. Y era Andrés, a los ojos de Mari Juana, el más preciosos hijito del mundo.
Día a día, madre e hijo jugaban, comían, charlaban se divertían y dormían juntos. Eran inseparables.
Pero el tiempo pasó y Andrés se hizo mayorcito, y comenzó a darse cuenta de algunas cosas, como, por ejemplo, que él no tenía ancas de rana como su madre y que su piel estaba cubierta de diminutas escamas, que la piel suave de su mamá no tenía.
Así que, un buen día, Andrés le preguntó a su mamá la rana Mari Juana, que por qué él era tan diferente y no se parecía en nada a ella.
La rana Mari Juana vio que su hijo ya estaba preparado  para escuchar algo importante que ella debía  contarle.
´”Verás” -le dijo la mama-  “algunas madres  tienen a sus hijos de sus barriguitas, pero otras, como yo, no podemos tenerlos. Por esa razón, hace algún tiempo tomé la decisión de adoptarte  para que fueras mi hijo querido y  sin duda  esa ha sido la decisión más acertada que he tomado  en mi vida. Por esa razón no nos parecemos, pero el parecido físico no es tan importante, lo que en verdad importa son los lazos de unión que hay entre nosotros. Esos lazos de amor incondicional que existen entre madre e hijo.”
El pez Andrés (que esto es lo que él era), entendió lo que su mamá   le explicó y comprendió que más importante que su aspecto  era la relación que había entre él y su mamá. Eran madre e hijo y eso nada ni nadie lo podía cambiar.
Después de esta agradable y reveladora charla, la rana Mari Juana y el pez Andrés, más unidos que nunca, nadaron hacia la superficie para estar con los niños que ya habían llegado a jugar  en el estanque como cada tarde.

A propósito, si eres tú uno de esos afortunados  niños que juega en el estanque del García Sanabria y ves a una rana enorme, y muy cerca de ella a un pez diminuto ya puedes saludarlos por su nombre: son la rana Mari Juana y su hijo, el pez  Andrés






EL ÁRBOL MÁGICO

Hacía un sol espléndido aquel día en que Mario, un niño muy simpático y alegre, iba caminando hacia la escuela. Los papás de Mario no tenían mucho dinero y por eso Mario no tenía muchos juguetes para jugar porque todo el dinero que ganaban sus padres era para comprar comida y ropa, pero aún así Mario era feliz.
Ese día soleado de camino hacia el cole vio un mendigo, que parecía triste y temblaba mucho.
-¡Pobre señor! Ni siquiera tiene comida como yo. Debe de tener mucha hambre- pensó- ¡Ya sé! Le daré mi bocadillo de la merienda.
Y eso hizo.
El mendigo se puso muy contento y aceptó el regalo del chico.
Mientras comía aquel delicioso bocadillo de jamón le dijo a Mario:
-Eres un niño muy bueno. En agradecimiento te voy a regalar una cosa muy especial.-
El mendigo se agachó y sacó algo del saco en el que guardaba sus cosas, una pequeña bolsita que entregó al niño.
-Dentro de este saquito hay una semilla mágica -le explicó el mendigo- Cuando llegues a casa debes plantarla, cuidarla y regarla todas las noches de luna llena. Cuando florezca tendrás una sorpresa muy especial.
Después de contarle esto, el mendigo continuó su camino.
A la salida del cole, Mario se dirigió a su casa, aún pensativo por lo que le había dicho aquel hombre. Así que después de hacer los deberes, no se lo pensó dos veces y plantó aquella semilla especial. ¿Qué sería? ¿Una flor? ¿Un cactus? ¿Una lechuga? Tendría que esperar…
La primera noche de luna llena, Mario regó la semilla como le había indicado el mendigo y se fue a la cama. Allí, mientras se quedaba dormido pensaba de nuevo en su planta y cuanto tardaría en verle sus primeras hojas.
Por la mañana, Mario saltó de la cama y antes incluso de desayunar fue a ver su planta. Al llegar tuvo la primera sorpresa: Por increíble que pareciera la plantita ya había brotado. En tan sólo una noche ya tenía sus primeras hojitas verdes.
Aquel día Mario volvió a la escuela. Pero no podía dejar de pensar en su planta. ¿De qué tamaño estará mañana?
Aquella noche, mientras cerraba los ojos en la cama seguía pensando en su planta, pero en su sueño también se coló un coche de juguete rojo precioso que había visto a otro niño en el parque aquella tarde. Soñaba con que su madre se lo compraba y era feliz jugando con él. Pero de repente se despertó. Ya era de día. Y Mario, como la mañana anterior, fue a ver cómo estaba su planta.
Cuando llegó no se lo podía creer.
-¡Es un árbol mágico!- gritó sorprendido.
La planta se había convertido en un árbol y en sus ramas habían brotado coches rojos de juguete iguales al de su sueño. Mario los cogió como si de manzanas se tratase y los guardó en su habitación, para jugar a la salida del colegio.
Ese día en el cole no podía dejar de pensar de nuevo en su planta y en lo que le esperaría al día siguiente.
Por la noche, nuestro amiguito, soñó con una pelota de fútbol. Soñaba que jugaba con su equipo preferido, que chutaba y metía un montón de goles con ella.
Ya de mañana Mario corrió hacia la planta y ¿sabéis que había en sus ramas? ¡Sí! Miles de pelotas de fútbol igualitas a las de su sueño.
Pero pasó el tiempo y Mario se dio cuenta de que de nada le servían tantos y tantos juguetes guardados si sólo podía jugar él con ellos. Así que pensó en el mendigo que le regaló la semilla mágica y se le ocurrió una idea: Le regalaría todos los juguetes del árbol mágico a los niños pobres.
Y eso hizo.
Cada vez que soñaba con algo y brotaba después en el árbol, Mario lo recogía y lo llevaba a aquellos niños que tanta ilusión les hacía. Y fue cómo se dio cuenta de que era más feliz viendo la cara de alegría de los otros niños recibiendo los regalos que guardando todos los juguetes para él solo. 





COSAS QUE IMPORTAN


Marta, María y Ana eran tres amiguitas de la guardería que se conocían desde que sus madres, de pequeñas, las llevaban al parque. Casi todo lo hacían juntas.

Un día la seño, vio que Ana estaba llorando en un banco del recreo.

-¿Qué te pasa, Ana?- preguntó preocupada

-Marta y María no quieren jugar hoy conmigo - contestó la niña con tristeza

-¿Y eso?-

-No sé. María hoy quiere jugar con sus muñecas. Ella nunca me las presta, y Marta se ha comprado una tableta de chocolate y no me quiere dar ni un trocito chiquitito.

La seño de las niñas pensó cómo podía hacer que las niñas se hicieran otra vez amigas, así que inventó un juego. Las llamó a las tres a la clase. En el centro había tres cajas grandes.

-A ver niñas - explicó la profesora sonriendo - dentro de la caja, vais a meter lo que más queréis de tooooooooooooda la clase. Luego podréis pasaros el resto de la tarde jugando con lo que hayáis elegido.

María, corriendo, cogió sus muñecas y las metió en la caja. Luego fue al bote de la plastelina y cogió toda la que pudo, También la metió en la caja.

Marta fue directo al cesto de las chuches y cogió un puñado, que tiró en la caja, antes de irse a buscar a la estantería los puzzles..

Ana se quedó parada en el sitio.

-¿Qué pasa Anita, no quieres jugar?- preguntó la señorita

-Pero... ¿puedo meter en la caja lo que quiera?

-Por supuesto, igual que María y Marta - contestó

María se lo pensó una vez más, le dio la mano a la profesora y la ayudó a meterse en la caja. Luego fue corriendo a la estantería y cogió un libro muuuuy gordo de cuentos y del armario cogió unos cuantos gorros y telas.

Pasó una hora y María ya se había aburrido de jugar con sus muñecas y a Marta, que ya se había comido tooooodas sus golosinas, le empezó a doler la barriga y tuvo que dejar los puzzles para más tarde. Sin embargo, la seño y Ana no paraban de hablar y de reirse. De contar cuentos, de disfrazarse...

Ana vio a sus amiguitas, que ya no se divertían tanto... y entonces fue a buscarlas y las metió también en la caja, para que se unieran a la fiesta.

Ahora las niñas vuelven a ser amigas. Juegan juntas con las muñecas de María y comen las tres de los pasteles que prepara la madre de Marta. Y por supuesto, todos los días, los últimos quince minutos de recreo, la seño les cuenta un cuento a las tres.

Ese es el premio por haber aprendido que lo que de verdad importa, no es el dinero ni los juguetes, sino las personas con las que podemos compartirlos.





SOFÍA Y EL HADA VIOLETA


Érase una vez cuatro amiguitos, Sofia, Laura, Pablo y Hugo, que estaban en el parque con sus correpasillos de moto haciendo una carrera. De pronto, Hugo tropezó con un objeto extraño y tuvo que parar. Dijo a los demás: “stop a la carrera, he tenido una avería”. Y los tres amigos fueron corriendo a donde él para ver que le había sucedido. El objeto con el que había chocado Hugo era realmente raro: era un cofre con paredes de espejo y colores brillantes. Pablo se apresuró a cogerlo, lo abrió y en ese momento ¡ZAS! una luz cegadora y de color entre lila y azul les iluminó a los cuatro y oyeron una voz que decía: soy el hada violeta y por haberme liberado os concederé a cada uno un deseo.¡Qué alegría y qué nervios! Sofia y Hugo no sabían que pedir. Laura y Pablo, que eran muy golosos, lo tenían bien claro. ¡Yo quiero comer tantas chuches como quiera!, dijo Laura. ¡Y yo lo mismo!, dijo Pablo. Dicho y hecho, al instante tenían ante sí una montaña de sus chuches preferidas. Empezaron a comer y a comer y a la de una hora habían comido tantas que les empezó a doler mucho la tripita y sólo tenían ganas de vomitar. Entonces se dieron cuenta de que su deseo había sido equivocado y quisieron pedir otra cosa, pero el hada violeta sólo concedía un deseo y se tuvieron que conformar y aguantar su dolor de tripita.
Hugo, al ver lo que les había ocurrido a sus amigos, decidió no pedir nada de comer. Lo pensó un poco y dijo: yo quiero que cuando llegue a casa tenga mi habitación llena de juguetes. Nada más pedirlo se fue corriendo a su casa y entró impaciente. Al abrir la puerta de su habitación le cayeron encima un montón de juguetes: su habitación estaba llena de ellos, tal como había sido su deseo; había tantos juguetes que no quedaba ni un hueco desde el suelo hasta el techo. Así que no se podía entrar a la habitación ni para jugar con ellos ni para dormir ni para nada. Hugo se dio cuenta de que su avaricia le había traicionado y quiso cambiar su deseo, pero el hada violeta sólo concedía uno.
Sofia, que era una niña muy inteligente y juiciosa le dijo al hada violeta si podía tomarse un tiempo para formular su deseo porque quería pensarlo y consultarlo con sus padres. El hada violeta le concedió un día de plazo para recapacitar. Sofia  consultó a sus padres y estos sólo le aconsejaron que recapacitara y oyera a su corazón. Estuvo pensando y pensando. Pensó en pedir muchos vestidos, porque era muy presumida, pero se acordó de lo que les había pasado a sus amigos y decidió que no. También pensó en pedir mucho dinero para poder comprar todo lo que quisiera, pero una vez oyó decir a su abuela que el dinero no da la felicidad. Pensó y pensó y se dio cuenta de que lo que le hacía realmente feliz era estar con su familia y con sus amiguitos. Por eso decidió pedir al hada violeta estar siempre acompañada de ellos. Así formuló su deseo: “Hada violeta, deseo tener siempre a mi lado a las personas a las que quiero”. El hada violeta sonrió y le dijo: “tu deseo es muy hermoso y estoy encantada de concedértelo”. Y así lo hizo. Y desde entonces Sofia vive feliz y contenta al lado de sus seres queridos.






UN NIÑO AL QUE LE

FALTABA EL AMOR


Erase una vez una niña llamado Clementina. Vivía en una casa grande con un jardín precioso como los que aparecen el los cuentos con dibujos. Había allí melocotoneros, naranjos y unas higueras tan altas que casi tocaban las nubes. Clementina se podía considerar una niña muy afortunada porque no le faltaba nada. Tenía un montón de juguetes, de hecho creo que ya no existía ninguno que ella no encontraba en su habitación. Cada vez que cumplía un año, que ya ha pasado siete veces, se montaba una fiesta espectacular, con payasos, globos y todos los niños del vecindario.

A pesar del todo, Clementina era una niña triste. Su carita blanca se alargaba con tanta tristeza y sus ojos azules se volvían más redondos y, como humedecidos. Sus padres se preocupaban por ella e incluso se enfadaban llamándola desagradecida. Todos les daban la razón porque durante toda la vida se han esforzado mucho para darle lo mejor. Los dos han trabajado muchísimas horas para ganar mucho dinero y así poder comprárselo todo a su hija. Desde pequeñita la han rodeado de cuidadoras que hablaban varios idiomas, de animales que le hacían compañía y de regalos. Intentaron hacerla fuerte e independiente dejándola llorar un poco cada vez que llamaba la atención y no la llevaron en brazos para que no se acostumbrara y no estuviera pegada a su madre. Clementina no entendía qué le pasaba y porqué sentía un vacío doloroso dentro de su alma. Pensaba que era una niña mala y caprichosa, tal y como decían sus padres. Poco a poco dejaba de ser triste y tímida para volverse antipática y contestona. A la mínima se enfadaba y gritaba cuando le hablaban.

Los padres, desesperados, decidieron castigarla y la enviaron a casa de unos primos suyos lejanos cuyos padres eran muy pobres y vivían en una choza. Querían que de ese modo se le fueran las tonterías de la cabeza y valorara por fin lo que tenía. Clementina, indiferente, fue adonde la llevaron. Hacía frío y ella estaba bastante hambrienta. En la casa le dieron la bienvenida dos niños, primos suyos de su edad más o menos. Estaban charlando y riéndose a carcajadas con sus padres y abuelos. Todos estaban contentos y alegres.

 Lo que se encontró para cenar eran sólo unas rebanadas de pan con aceite y una sopa de ajo con garbanzos. Sin embargo el hambre, el ambiente y el cariño que reinaba en la casa hicieron de aquella cena el manjar más predilecto que había tastado jamás. Esa familia no tenía mucho dinero pero era muy unida. Los padres estuvieron presenten en la vida de los primos de Clementina, les dieron sus miradas, sus oídos y sus brazos siempre, sin preocuparse por mimarles demasiado. Clementina por primera vez pudo entender qué era lo que le faltaba a ella. Deseó cambiar todo lo que tenía por esa casita pobre y por el amor que en ella era el mayor tesoro. No obstante supo que aquello era imposible. No podía cambiar de padres ni modificar su forma de ver las cosas. Decidió aceptarles tal y como eran valorándoles y queriéndoles mucho. También estaba segura que a partir de aquel momento iba a visitar a sus tíos y a sus primos muy a menudo.

 Pensó que si algún día iba a tener un niño le iba a dar todo el amor del mundo, todo lo que ella habría deseado recibir. Aquella idea le dio fuerza y le subió el ánimo. Fue como una especie de consuelo capaz de borrar todas las heridas del pasado y presente.

DIME QUE ME QUIERES


¿¿¿QUIÉN SE ANIMA A PARTICIPAR???

 
CONCURSO LITERARIO “DIME QUE ME QUIERES”
     

Con motivo del mes del amor, hemos decidido recordarlo en cada momento de nuestros días ,para así , estar con una sonrisa en cada momento de nuestras vidas.

Como cada año, os animamos a participar en el  concurso  donde futuros escritores, tendrán la oportunidad  de escribir una carta de declaración de Amor a sus seres más queridos: amigos, familiares, compañeros, mascotas…
Las normas para el concurso son:

1 .Hay que ser alumno/a del colegio Sor Ángela de la Cruz.

2. Puedes hacerlo a través de una poesía o en prosa.

3.Tu carta  debe ser  de dos folios máximo..

4 .Se debe presentar en un sobre grande donde aparezca escrito en el anverso ( en el exterior) “ Dime que me quieres “. En el interior, la carta irá dentro de un sobre más pequeño con los datos del alumno : nombre , apellidos y curso.

5. La fecha tope  de entrega será el 1  de marzo y deberás entregárselo al tutor/a.

6. A los ganadores del concurso se les dará un premio.

7 .El jurado estará formado por  profesores del CEIP Sor Ángela de la Cruz.
8. Los ganadores del concurso  se darán  a conocer en la Semana Cultural de nuestro centro y las cartas se podrán leer en el blog del cole BIBLIOTEQUER@S SOR ÁNGELA.
Esperamos que os animéis a participar. EL Claustro de profesores.